Lifestyle

Cómo encontrar tu propia motivación personal

“La motivación no es tener ánimos, la motivación es tener motivos” (@yoriento )
Visto en un ejemplo muy práctico, cuando nos levantamos por la mañana parecemos orcos de mordor, vamos con los pies a rastras al baño, malhumorados, cabizbajos…y tras el desayuno o la ducha, todo se pasa y te encuentras con mejor ánimo. ¿Qué significa esto? Que las emociones fluctúan, son cambiantes y varían constantemente.
 3 (1).png

 

Con esto quiero aportar mi granito de ánimo a ti, que estás iniciando una nueva etapa, proyecto o idea, o si ya estás metida en ello, es posible que te haga falta conocer a esta compañera de viaje: la motivación.

La vida te devuelve tanto como le entregas. Si vas a medio gas, recibes a medio gas. Si vas a full, recibes más a cambio.
Entiendo la sensación que uno tiene cuando se embarca en una aventura. Cuando realmente quieres hacer algo, normalmente aflora dentro de ti, y a veces no tiene relación con lo que has estado haciendo, y empiezas a dar pasitos muy pequeños, muy pequeños, y no se lo dices a nadie (por si fallas, o por si fallas una vez más).
Pero, ¿sabes qué pasa? Que cuando te mueves, se mueve la energía. Que cuando empiezas, haces que pasen cosas.
Por eso te doy la enhorabuena, porque has iniciado tu propia experiencia.
Normalmente, los cambios que perduran en el tiempo, aquellos que marcan toda una etapa en tu vida, incluso una vida entera, vienen de un punto de inflexión. Es un momento en el que parece que todo gira menos tú, y simplemente, ves tu vida pasar y decides tomar acción. Normalmente los cambios comienzan con un cabreo, un momento en el que te alientas para decir, hasta aquí.
Todo empieza con un BASTA.
Cuando ya has tenido suficiente, cuando el cabreo es tan monumental que sabes que no te puede frenar y que vas a ir a por todas cueste lo que cueste. Cuando SABES que no quieres lo del pasado, que quieres un cambio.
Todo lo que deseas, es posible. No deseamos cosas que no tengamos el potencial de materializar. Cuando le pides un cambio a la vida, la vida no puede más que concedértelo. Pero, amiga mía, no vas a recibir aquello que quieres solo por vibrar en la onda de tal…. No.
Para tú conseguir lo que quieres, la vida te va a poner una serie de obstáculos que tú tienes que superar para transformarte en la persona capaz de sostener el deseo que hoy tienes. Serás tú quien se acerque a tu objetivo. El objetivo no viene a ti.
Laura Ribas (os recomiendo leer todo de ella) lo explica de esta manera: imagina la imagen del héroe de las películas: la princesa prometida o el señor de los anillos. Al principio de la peli, el héroe no es más que un pamplinas, débil y le encasquetan una misión que le queda enorme (salvar a la princesa o entregar unos anillos).
A lo largo de la película, a nuestro héroe le suceden una y mil aventuras, guerras, fuegos y peleas a los que tiene que hacer frente, y al final de la peli, el personaje del final no es el mismo: es alguien fuerte y valioso. ¿Te das cuenta?

Así que te pongo el primer obstáculo que te vas a encontrar en tu nuevo estilo de vida fit. La motivación.

Esa que nunca está cuando la necesitas.
La motivación no te levanta cada mañana y te dice lo que tienes que hacer, cómo y con quién; no te da la energía que necesitas para salir de la cama y arrancar o ponerte a ello. La motivación no te dicta las pautas ni te ayuda a evitar baches y caídas.
Porque ne realidad la motivación no es una sensación o una emoción. La motivación son los motivos que tienes para hacer esto o aquello: da respuesta al para qué: asegurar un etilo de vida, asegurar el futuro de tus hijos, alcanzar un objetivo deportivo, físico…
La motivación está ligada a la fuera emocional con la que agarras tu objetivo. Si tú tienes ganas a full, vas a obtener mucho de lo que estás buscando.
Puedes quejarte, desear o envidiar aquello que otros están consiguiendo. Por mucho que lo hagas, no te acercará a ello.
En su lugar, invierte toda esa energía en pasar a la acción. Ese deseo, que en sí mismo significa FUTURO, se irá haciendo realidad en tu presente. Porque los pasos se dan hoy, y los resultados se presentan mañana.
No seas dura contigo misma, esto es un entrenamiento a largo plazo. Construir nuestro sueño lleva tiempo, incluso dar los primeros pasos de manera eficaz lleva tiempo. Si hemos estado actuando de forma equivocada durante muchos años, es normal que al principio nos cueste.
Pero un deseo no cambia nada. Pasar a la acción y comprometerte con tu objetivo sí te acercará a ello.
Piensa en un objetivo todos los días y cúmplelo. Por pequeño que sea, si lo haces día a día, empezarás a cultivar el hábito de conseguir lo que te propones.
3,2,1 ¡acción!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s