Lifestyle

CÓMO SUPERAR TUS MIEDOS

La presión en el trabajo, nuestra propia exigencia con nosotras mismas. Querer ser amiga, esposa, trabajadora y tener un cuerpo, el pelo, las uñas, el outfit y el maquillaje siempre impolutos. Para un momento. Mira dentro de ti. ¿Hay algo que te está frenando? ¿Hay algo que quieres hacer y no te atreves?

¿Qué te frena?

IDENTIFICAR, RECONOCER y entonces, SUPERAR tus miedos. Los miedos son indicadores de nuestras limitacionesalimentan nuestra frustración y pensamientos contra nosotros mismos. 

Puedes negarte a ellos y evitarlos o puedes crecer por encima de ellos. La única forma de superar el miedo es abrazarte a él

belleza interior (1)

Llega un punto en la vida de toda mujer (y toda persona) en la que los problemas se relativizan ¿por sí solos? ¿o es nuestra actitud hacia ellos la que cambia?

Un factor importante que condiciona que consigas o no tus objetivos es darte cuenta de que eres responsable de tu vida, de todo lo que te sucede, de lo que te deja de suceder y de lo que permites que te suceda.

No es tu entorno, tus circunstancias, lo que te pasa o lo que te hacen, sino tu propia reacción. Es decir, no eres víctima de nada ni estás a merced de los acontecimientos sin poder alguno. Está  en tus manos conseguir lo que te propones.

Empezar por reconocer que nuestra vida y la forma en que vivimos es nuestra propia responsabilidad, te saca de la apatía y te devuelve el poder y el control de tu vida.

Al tomar las riendas de nuestra vida y salir del victimismo en el que acostumbramos a instalarnos, al dejar de quejarte y empezar a hacer algo por cambiar lo que no te gusta, hace que elevemos nuestra conciencia y empecemos a pensar en soluciones o posibilidades para alcanzar nuestras metas.

Y tal como dijo Viktor Frankl (quien sobrevivió a ni más ni menos que dos campos de concentración y exterminio, Auschwitz y Dachau) en su libro El Hombre En Busca de Sentido, siempre, SIEMPRE podemos elegir quién queremos ser ante eso. Siempre podemos elegir nuestra actitud ante lo que percibimos como desgracias. De hecho, aquí tienes un vídeo de Frankl donde habla de ello:

 

 

¡Pasa a la acción! Entiende que tu responsabilidad está tanto en lo que haces como en lo que permites que te digan o te pase.

El miedo

Tu miedo te retiene en una situación que no te gusta, hace que aguantes relaciones complicadas y drenantes, que permanezcas inactivo, que menosprecies tus sueños y que te quedes con situaciones y personas que aborreces o de las que te sientes totalmente desconectado.

¿Por qué? Por miedo a quedarte solo, a no ser querido, a no conseguirlo o a no pertenecer.

Miedo a exponerte, a verte vulnerable, a ser criticado, descubierto, a decepcionar o a equivocarte o a soltar, soltar a personas o situaciones.

Hay dos tipos de miedo. El físico (animal e instintivo) y el mental. El primero se dispara cuando nuestra integridad física se ve amenazada. Aparece en situaciones de peligro real. Tienes miedo a caer, a herirte, a morir, a que te pueda pasar algo físico. El segundo, todo un psicothriller, es en el que me voy a centrar.

Este miedo se alimenta de una idea de futuro hecha de acontecimientos dramáticos y oscuros. Imaginamos todo lo peor que pueda pasar durante el camino y al final del mismo. Creamos un futuro donde todo va mal, nos sale todo mal. ¿Por qué? Me atrevo a decir por desconocimiento.

Igual que los Romanos creían que detrás de Finisterre se caía el mar y te comían los monstruos, tú crees que por sentir miedo te van a comer los monstruos también.

Sentir miedo es señal de movimiento. Te indica que estás saliendo de tu zona de confort. Negarlo sólo lo hace más resistente. Lo único que puedes hacer es acostumbrarte a su presencia, sin dejar que gobierne tus decisiones y acciones.

 La llave para desmantelar tu miedo es llegar a esa creencia y modificarla. ¿Cuál es la certeza que tienes que te hace temer esa situación? No se trata de negar lo que creemos. Negar el miedo no sirve para nada. Solo conseguiremos vencer el miedo cuando haya una evidencia que nos muestre que lo que creíamos no era cierto o, al menos, no exacto.

Laura Ribas 

No es valiente quien no siente miedo, sino quien lo siente y tira adelante igualmente. De hecho, no sentir miedo es una temeridad. Cierto grado de miedo es prudente y necesario. Pero se trata de conseguir que tu miedo mental no te paralice.

Tienes miedo de intentarlo porque supone ir a por algo que aún no se ah materializado. Es una idea que acaba de ser gestada, todavía queda un largo camino por recorrer y nos arriesgamos a que otros piensen que tenemos una idea absurda.

Trascender tus miedos es lo que te convierte en la persona que debes ser para conseguir lo que quieres. La versión de ti que supere esos miedos será el tú capaz de crear y gestionar semejante empresa o encontrar semejante pareja.

Sin esa transformación y evolución de tu persona, no podrás materializar tu sueño o no sabrás retenerlo porque no serás aún la versión de ti capaz de tener aquello que tanto anhelaste. Porque lo que tú deseas te pide que te conviertas en la persona que pueda tenerlo.

Herramientas para superar tu miedo.

Uno de los mejores ejercicios que te puede ayudar a superar tu miedo es de Gloria Méndez.

Se llama puenteo, y no niega el miedo o el riesgo que corres, sino que lo relativiza.

Por ejemplo: pongamos que me da miedo nadar en aguas abiertas. Vivo en Madrid, secanos absoluto, donde el mar y los ríos quedan lejos. A la hora de participar en un triatlón, el miedo al agua me paraliza y pienso que voy a salir del agua la última, incluso que no voy a lograr terminar la prueba porque no voy a completar el segmento de natación.

Mi creencia es que no voy a salir del agua. Ahora bien, al igual que otras personas, siento miedo de nadar en el agua. Pero no todo es miedo, también hay nervios naturales de participar en una competición. Y ademñas está la emoción de hacer que me saca de mi zona de confort.

Es cierto que siento algo de miedo. un aparte es miedo, otra son nervios y otra emoción. Es cierto que existe un riesgo, pero también es cierto que hay socorristas y que estoy salvaguardada.

¿Lo ves? Si te fijas, la segunda afirmación no niega la primera, que es la que paraliza y te hace tan ineficaz, y a la vez abre las puertas a la posibilidad de mejorar y conseguirlo.

Así que a continuación vas a escribir tu creencia: ¿a qué tienes miedo?

Y ahora, vas a encontrar otra creencia que añadir, que no niegue la primera y que abra las puertas a otras posibilidades.

Desprenderte del miedo es liberador y expansivo.

Está bien conocer nuestros límites, y también soy partidaria de enfocarnos en mejorar lo que ya sabemos, pero enriquecernos a través de nuestra capacidad de control es lo que nos hace más grandes.

Te animo a que salgas de tu zona de confort y a que te desprendas del miedo, de las dudas y de tus excusas para avanzar hacia lo que quieres. 

Te mando un beso muy grande y espero oír de ti en los comentarios : ) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s