Lifestyle

Perder peso empieza en la mente

Todos hemos oído que los abdominales se hacen en la cocina y sobre todo en la comida sana. También haciendo abdominales, claro.

Por supuesto que sabemos las normas básicas y sabemos hacerlo, pero no son definitivamente el punto de partida. Como la mayoría de las cosas, los abdominales, comienzan en la mente, en la preparación mental para el camino que te llevará a ello.

#triatlonmeta (4).png

Personalmente no creo que la gente con sobre peso simplemente sea por comer mucho. Creo que el exceso de comida o el comer desordenado son el manifiesto de acciones que nos afectan mentalmente. ¿Comes por que estás aburrida? ¿Comes cuando estás nerviosa?

Los factores estresantes pueden afectar nuestros hábitos de comida. Por tanto, no es comer el problema. Es la forma de canalizar la emoción la que nos lleva a comer.

Para ayudarte a para de comer y desordenar tu alimentación tienes que llegar a la raíz de lo que te hace comer. Normalmente está relacionado con tus pensamientos o situaciones que te rodean. La gente suele desordenar su alimentación cuando tienen periodos caóticos, estrés económico, post trauma o tristeza en general.

La realidad es que el desorden alimenticio es un tema muy serio que no se puede tratar en un post. Para aportar mi granito de arena, puedo asegurar (y lo sabes) que comer mal no te va a ayudar, no te va a hacer sentir mejor, sino todo lo contrario.

Por tanto, separa lo que te hace sentir ansiedad (la tristeza, la rabia o el estres) de la comida: te sientes triste, tendrás alguna razón. Por comer, no vas a solucionar, ni tu tristeza, ni tu descontento con la comida.

No alimentes tus emociones. 

Suelo decir (parafraseando a @yoriento) que la acción y el sentimiento van unidos. Así sentimos, así actuamos.

Los sentimientos fluctúan y no podemos controlarlos, pero las acciones sí podemos controlarlas.  Elige buenas acciones que ayuden a  tus sentimientos.

¿Cómo podemos retar nuestra mente y llevar a cabo el control en nuestras vidas?

  • Descubre tus desencadenantes. Tenemos activadores que nos hacen comer: la depresión, los nervios, el aburrimiento. Toma lápiz y papel y escribe cómo te sientes cuando comes sin hambre.
  • Encuentra algo para hacer. Muy típico, muy simple, muy sencillo. Antes de comer, limpia los baños, ordena tu armario, ve a dar un paseo, llama a una amiga, o ve a hacer deporte. Encuentra una distracción que te lleve algo de concentración, lo suficiente para pensar en otra cosa y no caer en la tentación ( y que a la vez no te suponga ningún castigo)
  • Son tus propias emociones. Es mejor que las identifiques y seas honesta contigo misma, que las ocultes bajo la comida. Toma el control de cómo te sientes y busca la forma de solucionar esta forma de sentir. Ese es el verdadero problema. Escribe tus emociones, habla con un amigo o ve a terapia. Pero aprende a manejar las situaciones de estrés y sobre todo a controlar lo que te lleva a acciones que te hacen daño.
  • Practica el Mindful Eating: Se trata de prestar atención, concentrarte, en cada vocado, en el sabor, la textura de cada alimento.

 

Y ahora, cuéntame, ¿eres de las que se come sus emociones?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s