Ciclismo

¿Tubular o cubierta?

¡Hola de nuevo!

Hoy dedicamos el post al segmento de ciclismo en triatlón, o bien al deporte de ciclismo individual con un punto que os puede ayudar:  cubierta con cámara o tubular en las ruedas de la bicicleta.

La parte técnica es la más tediosa, al menos para mí, pero tener algunas nociones básicas siempre viene bien para conocer mejor el deporte que estamos practicando.

cropped-2.png

 

 

Primero, vamos a ver la diferencia entre tubular y cámara:

El tubular es un neumático unido en sus extremos, formando un círculo, que se adhiere directamente a la llanta.

Algunos tubulares llevan una cámara interna y otros no, depende del fabricante. El tubular requiere una llanta con una superficie especial para que el tubular se asiente perfectamente en ella, con una cinta de doble cara o una cola de sellado.

Las cubiertas con cámaras están “abiertas” por debajo, por donde se mete una cámara que al hincharse hace que los flancos de la cubierta sellen contra los de la llanta.

Un dato curioso es que los tubulares son más antiguos que las cubiertas con cámara. Sin embargo, la cubierta es más extendida. Con el tiempo mejoró su tecnología y  dada su facilidad para reponerla, se apoderó del mercado.

Veamos las diferencias más despacio:

Cubiertas con cámaras

Es el sistema más popularizado y más utilizado.

Sus principales ventajas son la comodidad  a la hora de cambiarlas (mayor ventaja en las pruebas de triatlón si tienes algún percance), el precio, ya que son  muy asequibles , y la comodidad llevar recámaras de repuesto en las salidas en bici.

Las cubiertas han llegado a ser  parecidas en ligereza que los tubulares. El peso de las ruedas de cubierta actuales en las gamas altas es mucho más bajo, con lo cual, el peso de la rueda de cubierta comparado con el tubular no es tan determinante (dependiendo del tipo de llanta que usemos, carbono o aluminio.)

Sin embargo una de sus desventajas es la facilidad con la que puedes pinchar. Aunque esto es relativo y muy fortuito, esta desventaja se apoya más en la ventaja del tubular, que el pinchazo es reparado por el líquido como veremos más adelante.

Otra desventaja es que no se pueden llevar a baja presión por peligro de pellizcos, si  pinchas a gran velocidad puedes destalonar la cámara y te da peores sensaciones de seguridad y control (aunque para apreciar esta sensación tienes que ser bastante experto en el tema).

 Tubulares

El sistema tubular no utiliza cámara. Se trata de utilizar la llanta de la rueda y una cubierta en forma de tubo (de ahí su nombre) pegada a la rueda con un pegamento especial o cinta de doble cara.

En la cubierta se inserta un líquido sellante que actúa similar a las ruedas del coche: el líquido sella estando en marcha, rodando. Crea una especie de masa pegajosa, como si fuera un chicle, que se adhiere a la cubierta de la rueda. Poniendo un poco de aire es suficiente la reparación. En ocasiones, es posible incluso que no aprecies el pinchazo hasta llegar a casa.

Este sistema es muy cómodo porque te permite volver a casa y no quedarte “tirado” (obviamente depende de la distancia a la que te encuentres..).

El inconveniente del tubular es que su implantación,  reparación  o cambio es más caro.

Llevando contigo un tubular de repuesto, necesitas además un colado especial para pegarla a la llanta, y tienes que esperar una media hora para utilizar la rueda.

Además, es complicado llevar un tubular de repuesto si vas a hacer una tirada larga, ya que ocupa mucho más espacio que una cámara. A parte que cambiarlo requiere práctica.

¿Qué ventajas tiene el tubular respecto a la cubierta?

La ventaja nº 1 es que es menos probable pinchar en la bici. Incluso si pinchas, el líquido sellante, como decía antes, actúa como un parche e impide que se salga el aire y puedas seguir la marcha.

Otras ventajas, según otras opiniones,  es que mejora la calidad de rodada y que puedes variar la presión del aire en la rueda como prefieras.

La mayor desventaja de los tubulares es la reparación, sustitución y mantenimiento y el precio. Mientras que las cubiertas con cámara pueden rondar los 20-30 € y las cámaras 2-7 €,  las ruedas con tubulares son más caras, costando entre 30-50 €.

 

Líquidos sellante

Los tubulares pueden contener líquidos sellantes que reparan el pinchazo (lo más curioso es que debes seguir en marcha para que actúen) y líquido preventivo.

Los líquidos se meten a través de la válvula del tubular y hay que reponerlos de vez en cuando, sobre todo si has pinchado.

 

Y vosotr@s,  ¿Conocíais los tubulares? ¿qué sistema utilizáis y  cual preferís? Dejadme vuestro comentario y compártelo si te ha gustado este post.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s