Triatlonmeta

Quema calorías con el deporte

Es cierto que la dieta tiene un papel muy importante a la hora de cuidar nuestro peso ideal. La dieta y el ejercicio, son un matrimonio perfecto: no pueden vivir el uno sin el otro y juntos son la combinación ideal.

Hoy nos centramos sen el consumo de calorías mediante el ejercicio físico.

#quema calorías.png

Están muy extendidos los métodos para aumentar el consumo calórico haciendo ejercicio. Hay muchas maneras y muy variadas, todas prometen quemar grandes cantidades de calorías. Ninguna es mejor que otra, todo depende de la capacidad física de cada uno, el tiempo y sus preferencias.

Quemar calorías en el entrenamiento, ¡ y más allá!

El gasto calórico incluye el invertido durante la actividad física. Cuanto más intensa, mayor consumo. Estas calorías son las que se suelen tener más en cuenta, pero no hay que olvidar el gasto residual o coste metabólico. Son las calorías que el organismo sigue quemando después de la actividad física. 

Después de una sesión de ejercicio, tu cuerpo mantiene el gasto calórico por un tiempo. A más intensidad, más coste metabólico tendrás.

METABOLISMO BASAL.png

El metabolismo basal

El cuerpo humano gasta calorías solo por estar vivo: los órganos funcionan aunque estemos en reposo, así como la regeneración muscular, la digestión y otros procesos vitales que el cuerpo realiza de manera constante. Estos procesos consumen calorías, y es lo que se conoce como metabolismo basal: Son las calorías que consumimos por vivir.

La diferencia entre personas viene de las más activas (las que tienen un metabolismo acelerado) y las menos (metabolismo lento). Una de las características de las personas que tienen el metabolismo acelerado es que tienen más masa muscular: Al tener mayor cantidad de masa muscular, sus músculos consumen más calorías. De ahí que sea tan importante (entre otras cosas) mantener los músculo fuertes y activos (aquí nos ayuda el entrenamiento con pesas).

El metabolismo basal, como ves en el gráfico, es que más tenemos que cuidar. ¿Por qué? Porque es nuestra base, nuestro punto de partida. Son las calorías que quemamos a lo largo de todo el día. 

Seguido viene el consumo de calorías mediante la actividad física. Al estimular al cuerpo mediante el ejercicio, le obligamos a recurrir a los depósitos de hidratos y de grasa para obtener energía. Además, la actividad física aumenta el metabolismo, lo acelera, por tanto nos ayuda a acelerar el metabolismo basal.

Y por último, el gasto energético a través de los alimentos. Existen alimentos (ya sean de origen natural o suplementos) que nos ayudan a eliminar el tejido graso y elevar el consumo calórico. La cafeína es el recurso más conocido, y uno de los más eficaces. Estimula el sistema nervioso y consigue retrasar la fatiga, por lo que nos movemos de forma más intensa, tanto en el entrenamiento como en el día a día.

A parte de todo esto, me gustaría incidir en algo que leí hace tiempo: ¿de qué nos sirve que una persona haga ejercicio de alta intensidad para quemar más calorías en menos tiempo si luego se vuelve sedentaria durante el día?

Debemos ser conscientes del contexto en el que nos encontramos y que este extra calórico debe estar acompañado de un estilo de vida activo.

Conclusión

A la hora de contar el gasto calórico, tenemos que incluir los 3 agentes principales del gasto energético: metabolismo basal, alimentos termogénicos  y el gasto de actividad física.

El objetivo es elevar el metabolismo ya que es el que actúa todo el día y representa el mayor porcentaje de gasto de energía.

A lo largo del día, puedes realizar algunas acciones que te ayudan a acelerar el metabolismo. Por ejemplo, igual que la dieta; es mejor distribuir las cantidades a los largo del día que hacer 2 comidas copiosas. Con el ejercicio lo mismo: es mejor dosificarlo a lo largo del día que “darnos un atracón” durante 2 horas por la mañana.

Si practicas deporte por la mañana, por ejemplo, ve caminando al trabajo po rla tarde o da un paseo de 15 minutos al cabo de unas horas.

Muévete en casa y en el trabajo: no tengas una vida sedentaria después de tu ejercicio. Levántate cada hora del sofá o de tu despacho, sube unas escaleras, baja, y mantente activo.

El ejercicio, como la comida, mejor poca cantidad distribuido a lo largo del día que mucha cantidad pocas veces al día.

Si te ha gustado este post, por favor compártelo y dale a me gusta. Nos vemos el jueves con otro post y el domingo…. coge tus zapatillas porque tengo un vídeo preparado para sacarte del sofá y ayudarte a quemar grasa : ) El domingo, a las 18:00h te espero en mi canal de youtube con un nuevo vídeo. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s