Lifestyle

Cómo lograr tus metas

¿Has pensado alguna vez en cómo conseguir tus metas? La organización es clave en todos los aspectos de nuestra vida. Saltar de un asunto a otro, tener varios frentes abiertos, e ir sobre la marcha puede frustrarnos a la hora de hacer lo que realmente es importante para nosotras.

Se habla de  la fuerza de voluntad como algo que viene en tu ADN. Es como si por tener fuerza de voluntad, todo estuviera en orden, no te costara trabajo ni tuvieras que esforzarte para conseguir tus objetivos.

La verdad que tener herramientas para desarrollar una mejor versión de ti misma y conseguir  el estado físico con el que te sientas orgullosa va un paso más allá de querer hacer algo, de pensar que mañana sí que sí y de planear grandes propósitos.

No me quiero centrar solo en deporte, hablo a nivel general. Al final estamos hechos de hábitos y nos cuesta mucho salir de nuestra rutina.

bonnie & Carole

El otro día escribí 3 objetivos con mi puño y letra. Eran 3 objetivos que quería conseguir en medio – largo plazo. Uno de ellos, concretamente el relacionado al fitness y al deporte, tiene fecha límite 3 de diciembre.

¡ Son tres objetivos bastante ambiciosos! De aquellos que no te atreves a contar a nadie porque no los creen posibles, o quizás porque me da vergüenza decir en voz alta lo que quiero conseguir.

En cualquier caso, me atreví a dar el paso de la determinación y opté por organizar mi agenda de tal forma que tuvieran espacio mis 3 objetivos.

Aunque no soy una persona especialmente organizada sí que puedo decir que soy de las que consiguen lo que se proponen.  Mi palabra vale mucho, y si digo que quiero conseguir algo, confío plenamente en mí porque así me lo he demostrado varias veces en mi vida.

¿Por qué te cuento todo esto?

Porque a veces cuidarnos y mejorar nuestra salud es un propósito más de enero o de septiembre. Porque a veces lo que queremos es tan osado, lejano, diferente o ambicioso que nos bloqueamos.

¿Sabes lo que quiero decir?Puede que hayas fallado más veces. Puede que hasta te sientas pequeño e incapaz de conseguir lo que te has propuesto.

¿Te ocurre?

Olvidas que son las pequeñas decisiones que tomas día a día las que te llevarán a un resultado más grande.

Así que hoy te comparto la metodología que sigo para llegar a mis objetivos.

Te adelanto que necesitas papel y boli para anotar.

Cómo empezar

Planificando y ordenando tu agenda. Cada semana, por ejemplo los domingos, o el viernes antes de terminar y desconectar, libera espacio en tu agenda para hacer deporte.

Prográmalo de tal forma que los días de actividad física más intensos, tengas tiempo suficiente para hacer deporte. Haz lo mismo el resto de días.

Ver las tareas más importantes que tienes que hacer de manera visual  te ayuda a ordenar el resto de tareas.

Escribe en una libreta o agenda

La era digital ha venido para quedarse.  Todo tipo de aparatos electrónicos, alarmas con diferentes sonidos, todo sincronizado y fácil. ¿Os acordáis cuando escribíamos cartas o tarjetas de cumpleaños? Era emocionante enviarla por correo, esperar la respuesta de la otra persona… Yo escribía cartas a mis amigas y hace poco una amiga  encontró una carta que le escribí en el año 1998 ¡jajaja!

Antes de que me preguntes, no soy tan mayor.

Os estaréis preguntando a dónde quiero llegar con todo esto.  A pesar de la comodidad de la tecnología, me parece más humano, más propio, escribir las metas, mis logros y mis quehaceres con boli y papel.

Creo de verdad que es más enriquecedor apuntar a mano lo que quieres conseguir. Te ayuda a ordenar tu mente y  a verbalizar tus pensamientos.

  • Una vez a la semana, dedica media hora a programar tu agenda, a agendar tus entrenamientos y ponerlos en días que tengas claro que puedes hacer ejercicio y que no te saturas con otros quehaceres.

El hecho de plasmarlo por escrito te ayuda a poner palabras al ligero pensamiento de tengo que hacer deporte esta semana. Cuando escribes qué día y qué tienes que hacer estás verbalizando la acción.

Escribir en una agenda lo que tienes que hacer, asignar un tiempo a tus tareas, es como si te lo dijeras a TI en voz alta, como un acercamiento más al compromiso.

Determina tus 3 objetivos

Todo empieza con una idea. No una idea idílica o la idea de alguien. Algo que realmente quieras. Y tiene que ser específica. Si quieres bajar de peso, ¿cuánto?

Y señala una fecha límite.

¿Cuando?

No dejes la fecha límite en el futuro. Tráela al presente.

Sobre valoramos lo que se puede hacer en un año (aprender inglés, bajar  kilos, leer 6 libros al mes, conseguir un nuevo trabajo, un ascenso…) pero infravaloramos lo pequeño que hacemos cada día, que es, precisamente, lo que nos va  a acercar a conseguir lo que tanto deseamos.

No se trata de pensar en grandes proyectos innovadores y revolucionarios, sino en los más relevantes para cada uno de nosotros. Y quédate con 3 o 5 para lograr en un año.

Cada semana 1 meta pequeña

Cada semana, asegúrate de cumplir 1 de las tareas para cada objetivo. 1 sola tarea, por pequeña que sea. Esa es la que te acercará a lo que quieres conseguir.

Poniendo un ejemplo muy práctico: yo quiero adelgazar 3 kilos y mi fecha máxima es el 3 de diciembre.

A día de hoy, 8/nov/2016 estoy a 4 semanas de conseguirlo. Tendría que perder 750 gramos cada semana, y para ello, cada día, tendría que vigilar según qué comidas y cantidades para lograr mi objetivo semanal.

¿Te resulta más fácil? La verdad es que parece tan insignificante la meta que apenas nos involucramos en algo tan sencillo. Pero recuerda, son los pasos que das cada día los que te llevan a un resultado.

Acerca tus metas futuras al presente.

Hay varios ejercicios de visualización y vision board. Pero un ejercicio muy fácil es escribir, en tu agenda, cuántas semanas faltan para conseguir tu objetivo final.

Siguiendo con el ejemplo de – 3 kilos para el 3 de diciembre. Cada semana, cuando organizo mi agenda, escribo en una parte: quedan 4 semanas ara completar el ciclo fit 2.

Semana siguiente: quedan 3 semanas para completar el ciclo fit 2.

Así sucesivamente.

Con este ejercicio, traes tus metas al día de hoy, no las dejas guardadas en el cajón del futuro. Es como tener un recordatorio de aquello que quieres, por encima de las obligaciones que tienes que hacer.

Obviamente, no esto diciendo que apartes tus obligaciones, sino de abrir espacio a lo que quieres, a lo que deseas, a pesar del día a día y de lo que tienes que conseguir.

Hacer.

Pero no es cuestión de tener la teoría en un blog o escrito en la agenda. Es cuestión de de hacerlo, que es realmente donde se encuentra el éxito : )

Y es que planear, pensar y divagar no es lo que te va a dar resultados. Si tú quieres bajar de peso, mejorar en tu deporte, conseguir mejor capacidad física,  sobre papel o escribiendo  listas interminables NO lo vas a conseguir.

Se trata de moverte, de hacer lo que tienes que hacer, indiscutiblemente.

Y es en este punto es donde fracasan la mayoría de las personas. Abandonamos cuando algo requiere esfuerzo, porque somos vagos, mentalmente y físicamente. Y es más cómodo dejarnos caer en pensamientos de tipo: es que tengo mucho que hacer, es que no tengo tiempo, es que para ir media hora no voy, es que ya voy el lunes,  bla bla bla, bla bla bla.

Hay que ir a entrenar porque te has comprometido con ello. Porque sólo así mejorarás y alcanzarás tus objetivos.

Sin más divagar. Hazlo y punto.

Evidentemente somos flexibles y hay hueco para la improvisación. Me refiero más cuando te levantas y empiezas a alejar la idea de salir a correr, que si hace frío, que no me encuentro bien, primero voy al banco, mejor luego después de comer….

O cuando tienes que hacer tu dieta y piensas “por un día no pasa nada, luego lo desgasto en el gimnasio, es que tengo mucho hambre…” Hacer, y punto.

Me encanta la frase de Alfonso Alcántara: la mejor actitud es la HAZtitud.  Haz. Sé hacedor.

Lo más importante es pasar a la acción. Planificar está muy bien pero hay que hacer lo que se escribe.

Crear un Fit Plann que alegre tu Fit Lifestyle

Comprendo que las prisas, los agobios y simplemente el día a día nos obligan a priorizar. Como motor para motivarte, hice un fit planner en el que puedes anotar qué hábito quieres cambiar cada semana, si lo has conseguido o no.

Descárgatelo y ponlo en práctica.

MEDIDOR DE HÁBITOS SALUDABLES

Olvídate de resultados inmediatos y construye despacio tu propio estilo de vida saludable.

Y para terminar, os dejo unos tips básicos para organizar tu semana.

  1. Ten a mano una agenda o una libreta que sea inspiradora para ti. En tu agenda anotas TUS cosas, debe ser una libreta íntima e inspiradora, donde puedas anotar con gusto.
  2. Apunta los días que tienes pensado hacer deporte ¿Dos, tres días a la semana? Y deja espacio suficiente entre tareas. Por ejemplo,  en el gimnasio quizás estés 45′, pero ten presente el tiempo que tardas en ir, ducharte y volver.
  3. Utiliza algunas páginas para anotar ideas que se te ocurran, planes que tengas ganas de hacer o cosas que te gustaría tener. Es un espacio donde dejas volar la imaginación.
  4. Lo que cumplas, ¡ táchalo o ponte un tick! Diseño sin título.png Este paso te ayuda a celebrar lo que consigues, y ya sabes que podemos prestar atención a lo que no conseguimos y sentirnos mal, o a lo que sí conseguimos, alegrarnos y motivarnos más.

Ahora es tu turno. En los comentarios abajo quiero que me digas qué haces tú para mantenerte focalizada y conseguir lo que te propones.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s