Lifestyle

Cómo mantener tu motivación

En un estilo de vida saludable hay días buenos y días malos, y son estos días intermedios los que te llevan a un equilibrio que te dará un resultado.

Las hormonas juegan un papel muy importante en nuestro cambio de humor, en las ganas de hacer ( o no) lo que tenemos que hacer. Sin embargo, es nuestra capacidad para conseguir un mejor estilo de vida la que nos ayuda a controlar esta montaña rusa.

Aunque conocemos algunos errores que te estancan en tu rutina, y esto hace que pierdas la motivación, me refiero más a perderse en el camino:  pasas de estar súper motivada al extremo de para nada motivada : (

Es como estar en una montaña rusa entre tu deseo y los objetivos que quieres alcanzar.

Por eso, a continuación, te voy a dar claves para que mantengas la motivación siempre TOP y no decaigas en tu objetivo.

Cómo mantener.png

La motivación nos enciende y nos pone en marcha. Pero, ¿qué pasa cuando no tenemos más motivación? ¿Cómo seguimos adelante con nuestros propósitos?

La motivación tiene fecha de caducidad. Es la chispa que enciende la ganas de hacer algo, es lo que te pone en marcha. Pero esta chispa se va y si solo te aferras a la motivación, entrarás en un desbarajuste de meteduras de pata, fallos, errores, excesos y otros obstáculos que te van a impedir seguir adelante con tu  entrenamiento.

La motivación está muy ligada a nuestros valores: qué es importante para nosotros.

No todos tenemos los mismos valores aunque hay algunos muy generalizados, como el amor o la amistad. Para otras personas, puede ser el éxito y el dinero.

No se trata mejores o peores valores, ni de quedar bien con nadie, sino de conocerte. Saber qué es importante para ti, qué quieres en tu vida y en qué posición se encuentra.

En el tema que nos atañe, el deporte. Voy abrir mi corazón con miedo de sentirme demasiado vulnerable: para mí, dos de los valores más importantes son la salud y la belleza. Por eso hago deporte. Porque me incrementa salud y me hace verme mejor.

Estos valores están por encima de la cultura, por ejemplo y esto hace que no esté muy interesada en museos o en el cine.

Estos valores son tan importantes para mi, que me hacen salir a a entrenar a pesar del mal tiempo, las pocas ganas o lo que sea me pase en el día. No me salto mi entrenamiento porque para mí, tener salud es innegociable.

Y es que los valores son tu fuente de motivación, tu fuerza para hacer frente a las dificultades y tu gasolina cuando dejas de creer en tu capacidad de cambio, en mejorar tu composición corporal, o en terminar tu prueba de triatlón.

Vamos a hacer una cosa. Coge papel y boli y anota qué importancia tiene para ti el deporte. A qué valor en tu vida lo vas a ligar: quieres salud, belleza, superarte, ser más fuerte mentalmente, es un reto… ¿A qué valor vas a ligar el deporte y en qué posición lo pondrías? Es decir, hasta qué punto es importante para ti.

No hay respuestas acertadas. Si descubres que no es muy importante para ti, sabrás entonces que no te tienes que martirizar cada vez que te saltes la dieta y el ejercicio, ¡ porque no es importante para ti! Si por el contrario ves que sí es importante, será tu herramienta para cuidarte a pesar de no tener ganas de hacerlo.

Si haciendo este ejercicio aún no lo ves claro, a veces es importante saber qué no quieres y qué quieres en tu vida.

¿Quieres retos, te ves con energía de cambiar o prefieres tener un año tranquilo de no-sorpresas y seguir como hasta ahora?

A continuación te dejo 5 herramientas para salir de tu zona de estancamiento:

  1. RECONECTA. El principal paso para salir de tu zona de estancamiento es saber por qué estás estancada. Algunas personas se aburren con su rutina ¡ y ni siquiera lo saben! Otras personas, como me pasó a mí, pierden el objetivo al que quieren llegar. ¿Cual es tu objetivo? ¿Quieres terminar una carrera, bajar 2 tallas, mejorar tu salud? Tienes que reconectar con lo que quieres conseguir para volver con fuerza tu rutina. ¿De qué te sirve entrenar si no vas a conseguir nada? Cambia el chip y encuentra tu estrella polar, el objetivo que quieres alcanzar.
  2. FORMA HÁBITOS. Recuerda una cosa: acciones repetidas, forman un hábito, y los hábitos forman tu vida. Los buenos hábitos cuestan mucho formarlos pero es más fácil vivir con ellos. Los malos hábitos no cuestan formarlos, pero es muy difícil vivir con ellos. ¿Y cómo se forma el hábito de hacer ejercicio? En lugar de pensar en ” ir al gimnasio”  encuentra las señales que te activan para ir al gimnasio. Ir a la cama es señal de cepillarte los dientes. Haz lo mismo con tu ejercicio. Es utilizar señales que te ayudan a hacer un determinado comportamiento. ¿Quieres unos ejemplos? Hacer la bolsa del gimnasio, recogerme el pelo en una coleta, desmaquillarte, ponerte la ropa de deporte cuando llegas a casa después de trabajar.
  3. ORGANIZA TU HORARIO ANTES DE TIEMPO. Lo hemos hablado muchas veces (te dejo un post aquí y aquí). La vida puede ser ajetreada y es difícil encontrar el equilibrio entre trabajo y deporte, pero si programas tu ejercicio para la semana siguiente. Os recomiendo planear vuestra semana el domingo por la tarde tranquilamente en casa. Hacer hueco para vuestros horarios de trabajo os obliga, precisamente, a tener espacio para vuestro deporte, y os quita de un plumazo otras actividades.
  4. ANOTA TU PROGRESO POR GRANDE O PEQUEÑO QUE SEA. Una de las principales fuentes de desmotivación es pensar que lo que hacemos no vale para nada. A pesar del esfuerzo, el resultado es tan pequeño que casi es inapreciable.Tenemos que aprender a no ser tan duros con nosotros mismos y a celebrar nuestros pequeños logros. por poco que sean, ya son logros. No te fijes solo en lo que no has conseguido, sino en lo que ya es tuyo. ¿Has conseguido generar el hábito de ejercicio? Fantástico, eso es un logro. ¿Te sientes menos cansada, más en forma? Es es otro logro. No hace falta sacar el hacha de guerra y machacarnos con lo que no ha ido bien o lo que no hemos conseguido. Primero, te fijas en lo que sí ha salido bien, en tus logros. Y luego vemos qué nos queda por mejorar, pero siempre con una actitud proactiva  y comprensiva.
  5. DISFRUTA DEL PROCESO.  Recuerda que estar en forma no es un castigo que te impones. Lo haces por respeto a tu cuerpo y tu salud. Si no te gusta ir al gimnasio, no vayas. Haz ejercicio al aire libre, o apúntate a clases de baile o padel. No siempre tienes que renunciar a comer pizza, ¡puedes hacerlo! Se trata de saber en qué momento tienes que ajustarte a las normas para llevar un estilo de vida saludable, pero saber ser flexible para disfrutar con ello.

Recuerda que la clave de todo es mantener una actitud positiva y constancia. Es una carera de fondo, no un sprint para llegar a la playa a punto.

Y para más motivación, aquí te dejo un medidor de hábitos saludables, para que los descargues y vayas anotando los pasos que vas dando.

Descárgate el medidor de MEDIDOR DE HÁBITOS SALUDABLES . 

Espero que os haya gustado, que os haya servido y ya sabes, si te ha gustado, dale me gusta, compártelo con alguien si crees que le puede interesar y déjame tu comentario. ¿Cómo recuperas tu motivación?

Un comentario sobre “Cómo mantener tu motivación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s