Fitness

Operación bikini ¡Empezamos ya!

¡Alohaaaa chicas! :)
Metidos ya de lleno en la primavera, los días largos y soleados y a punto de empezar la lucir piernas.. Resulta que te vas a aponer un pantalón corto y no tienes la figura que deseabas….

Sabéis que no soy partidaria de la operación bikini ni de cambios drásticos. El título lo he puesto para que aterricéis aquí e intentar convenceros de cambios paulatinos y constantes.

Ya sabéis, deporte y comida sana y equilibrada durante todo el año, porque hoy hacemos la salud de mañana! 😀 .

operacion bikini.jpg

Para mí, la operación bikini es una etapa de sufrimiento que está destinada al fracaso. Lo que nos hace daño o nos hace sufrir tendemos a alejarnos de ello (lógico y normal). Por tanto, si estás a punto de realizar una dieta drástica o un entrenamiento brutal para construir un cuerpo “bonito” de cara al bikini estás firmando tu sentencia de abandono antes de empezar.

Siendo como somos las mujeres, con cambios de humor, hormonas revueltas, mil cosas en la cabeza todos los días y un millón de inputs y distracciones, nos cuesta focalizarnos en conseguir algo que requiere de demasiada atención. No porque no seamos capaces, sino porque atendemos mil cosas a la vez, y casi siempre priorizamos el bienestar de los demás al nuestro.

Pero no debemos olvidarnos de nosotras mismas. Cuando tú te cuidas, te sientes con más confianza, más segura de ti misma y con mejor autoestima. Somos personas por encima de todo y somos nuestra compañía perpetua. Nadie puede construir una buena relación contigo misma salvo tú.

Lo más sensato es incorporar hábitos saludables y desechar a la vez hábitos menos saludables. ¿Sueles comer chocolate o dulces por la tarde? Pues tienes dos cosas que hacer: deshacerte del mal hábito y construir uno bueno.

Y no nos vamos a poner drásticas porque comamos ese trocito de chocolate que no teníamos que habernos comido… Si ya has caído en la tentación, no pasa nada. Corrige en las próximas comidas y sigue adelante con tu plan.

¿Nos ponemos a punto para el verano? 

Si tu plan es perder peso de cara al verano, ay, amiga! siento decirte que en poco tiempo no podemos hacer milagros. Sin embargo, cualquier excusa es buena para empezar a cuidarte, y si tu motivación es meterte en el bikini este año mejor que nunca, ¡ adelante! cualquier motivo que te haga empezar es bienvenido.

Sin embargo, tienes que saber que no es poca cosa cuidarte. El día a día, los problemas, las malas costumbres que arrastramos, los pensamientos negativos… todo esto hace que al principio no demos pie con bola a la hora de tomar la mejor decisión.

Tienes que tener un plan: cuánto y para cuando quieres perder. No es que sea algo realmente importante, pero tener consciencia de un punto de partida y de un punto al que queremos llegar nos da una visión del camino que vamos a trazar.

Por otro lado, es muy importante que te ciñas a la organización. Organizar tus comidas y tus horarios para hacer ejercicio (y para cocinar 😉 ) será tu aliada.

Porque además de incluir ejercicio en tu día a día, también tienes que incluir alimentación acorde con tu meta.

La alimentación y el ejercicio siempre van de la mano. Lo uno sin lo otro cojea pero juntos son el equipo completo.

¿Cómo puedo empezar a organizar mi rutina de ejercicio?

  • Realiza tu rutina de ejercicio sin saltártela ni un solo día. De verdad, soy muy pesada con esto, pero conseguir lo que uno se propone requiere esfuerzo y constancia. Al menos 3 días en semana tienes que sacar una hora y media para hacer ejercicio. Mira estos vídeos para que te anime a hacer ejercicio en casa: rutina de hombros y rutina de pliométricos en el exterior. 
  • Déjate asesorar por tus entrenadores o técnicos. Muchas veces creemos saber lo que mejor nos conviene y obviamos conocimiento. Las personas que trabajan en el gimnasio están ahí para ayudarte a resolver tus dudas y planificar tu rutina más adecuada a ti. Deja que ellos te guíen y te marquen las pautas.
  • No encuentro un deporte que me guste y eso hace que abandone” Ni aunque encuentres al hombre más maravilloso del mundo estarás libre de una queja… Lo que quiero decir es que todo lo que hagas en la vida, incluido el deporte, te va a traer obstáculos que tienes que salvar de alguna manera. Todos los deportes requieren de tu fuerza de voluntad. Elige uno que te los resultados que quieras conseguir y que se adapte a tu estilo de vida en cuanto a tiempo disponible para practicarlo, cercanía, que te resulte más o menos divertido y que te motive de alguna manera, por ejemplo, porque una amiga practica un deporte puedes apuntarte con ella.  El deporte te tiene que ayudar a desconectar, pero debes mantener una actitud positiva para alargarlo en el tiempo.
  • Tengo sobre peso y empezaré a cuidarme cuando baje unos kilos” Es exactamente al contrario: cambia tu estilo de vida y encontrarás un cuerpo más saludable.

Dieta: el mejor complemento del deporte, y viceversa.

La dieta es el pilar principal de todo, es el 70% de tus resultados. Es el complemento ideal del deporte.

  • Llevar un buen hábito alimenticio es crucial para conseguir lo que nos proponemos.
  • Beber agua, comer 5 veces al día, consumir más verduras en las comidas y alejarnos de las grasas y el alcohol son trucos que nunca fallan.
  • Nunca hagáis dietas drásticas sin la supervisión de un médico. Ponéis en riesgo vuestra salud y no conseguiréis vuestros objetivos.
  • Incluye todos los grupos de alimentos en tu dieta, abusando de las verduras  y los vegetales crudos, así como de las carnes magras (pavo o pollo).
  • No te saltes ninguna comida.
  • Puedes hacer una comida trampa una vez a la semana. Así no te sentirás tan agobiada con la dieta, ¡ y encima ayudas a tu organismo! Si, así es (otro día te lo cuento).
  • Aléjate de los carbohidratos almidonados y procesados como el pan, la harina, las galletas y todo tipo de alimento que venga empaquetado. Consume en su lugar carbohidratos más sanos como la avena, el arroz, las legumbres o la quinoa.

Y por  favor, adapta nuevos hábitos para mantenerlos a lo largo del tiempo. De nada sirve cuidarte durante 4 semanas y luego volver a la antigua rutina. Volverás a tener el cuerpo que no deseas.

Una vez que has alcanzado tu meta, puedes mantenerte y ser más flexible, pero nunca borrar del todo buenos hábitos.

Me gustaría que me dejaras en comentarios, ¿en qué te apoyas más, en la dieta o en el ejercicio? Estaré encantada de leeros a todas : D

¡Muchas gracias por pasar, clickar en “me gusta” y dejarme un comentario! 😉

¡Un beso! ;*

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s